Susette Kok

Para mí la fotografía es una manera de explorar el mundo, cuestionando nuestra existencia. Siempre hay un contacto directo, participativa con las personas que retrato. Quiero que sean parte del proceso y que entienden el propósito de cada proyecto. Intento abrir un dialogo hacia un público más amplio y cuestionar en conjunto la importancia de “ver” el otro como parte nuestro, como parte de un sistema que esta interconectada. Estoy convencida que algunas duras realidades pueden transformarse fomentando compasión. Es importante de mostrar la belleza, el amor, como forma de deshacer estereotipos. La fotografía y las historias como herramienta de cuestionar la condición humana, como una exploración de la vida. Compartiendo una subjetiva realidad que no habla de “ellos” sino de nosotros, mostrando que somos todos parte de un universo más grande que conecta a toda la humanidad a través de nuestras emociones, y nuestra capacidad de sentir empatía. No es el fotógrafo que hace la fotografía es una colaboración en conjunto, es el encuentro antes y después que forma la historia y el objetivo es mostrar que hay un lugar donde somos todos iguales. En este lugar se podría ganar la voluntad de identificarse con el otro y lograr un involucramiento más activa de la sociedad. Proceso: Cada proyecto empieza con una investigación. Es importante poder mostrar la historia lo más completa posible. A través del encuentro se forma la historia de las personas, con enfoque en la dignidad. El retrato surge en el momento con participación y en la mayoría de las veces bajo las condiciones de las personas retratadas.

Susette Kok: Cuarta generación de fotógrafos, nació en Hilversum, Holanda, en 1967. Comenzó joven con el aprendizaje de la fotografía en el estudio de su padre. Estudió Maestría de Comunicación y Relaciones Internacionales en la Universidad de Ámsterdam. Simultáneamente, realizó cursos y talleres sobre fotografía e imagen en el Centro de Bellas Artes de esa ciudad. Trabajó en varias agencias de publicidad de diferentes países, tales como Holanda, Singapur, Rusia y Estados Unidos (NY). En 2002 se radicó en Montevideo, Uruguay. Un año más tarde, optó por dedicarse integralmente a la fotografía. Después de trabajar tres años como fotógrafa independiente para diferentes clientes en áreas de moda, diseño y retratos, decidió dedicarse a la fotografía documental, profundizando los elementos sociales y antropológicos de sus proyectos.

En 2004 creó la Fundación Visionair, organización sin fines de lucro que utiliza la imagen y el arte como vehículo. Los  programas de la fundación son creados con un enfoque basado en los Derechos Humanos y enfatizan especialmente los temas relacionados con la infancia y la mujer. Gran parte de los proyectos fotográficos que realiza la Fundación tienen como fin concientizar acerca de problemáticas sociales y recaudar fondos para mejorar la calidad de vida de las personas involucradas. Publica en Uruguay los libros “SOY- 75 retratos, 75 historias” y “17.815 Cuidame que yo te cuidaré” sobre Explotación Sexual de Niñas, Niñas y Adolescentes.